¿Cómo empezar buenas conversaciones?

Actualizado: sep 1

Antes de reunirte con alguien por primera vez, es posible que tengas pensamientos ansiosos como: "¿qué pasa si no tenemos nada en común?" o "¿de qué vamos a hablar?"


Afortunadamente, a menudo encontrarás que una presentación fluida es todo lo que necesitas para iniciar una buena conversación.


La forma más fácil de hacer que suceda esa presentación, es solicitarla a un amigo en común o a la persona que organiza el evento al que asististe. Alternativamente, puedes hacerles algunas preguntas sobre esa persona, para que puedas iniciar la conversación tú mismo.

Finalmente, también puedes rondar cerca del extraño, escuchar y ver si encuentras una puerta para presentarte.


Una técnica clásica para hacer que otros vengan a hablar contigo es tener un rompehielos o un iniciador de conversación que puedas llevar contigo, como un reloj de bolsillo antiguo o una cartera especial. Esto abre el camino para que alguien pregunte: "¿de dónde sacaste eso?" Antes de que te des cuenta, estarán conversando como si fuesen mejores amigos.

Si eres el anfitrión de la reunión, puedes facilitar las cosas haciendo presentaciones e incluyendo uno que otro dato interesantes sobre cada persona. De esta manera, todos tienen la oportunidad de hacer una pregunta de seguimiento y poner la conversación en marcha.


Una vez que se hacen las presentaciones y la conversación ha comenzado, tu atención podrá centrarse en tu comportamiento.


Nadie quiere quedarse atrapado en una conversación en la que alguien habla sobre una historia aburrida y aparentemente interminable. Por lo tanto, para asegurarte de no infligir esto a otras personas, presta mucha atención a cómo están hablando y respondiendo. Trata de igualar tu estado de ánimo y tono de voz, y lo más probable es que todos estén atentos.

Por ejemplo, si sonríen y usan gestos animados, haz lo mismo. O, si su estado de ánimo es sombrío y las personas se reclinan en sus sillas, haz todo lo posible por encajar.


Cuando encuentres la oportunidad de entablar una conversación, lo mejor que puedes hacer es tener confianza en lo que dices y participar con una actitud positiva. Esto es, incluso, más importante que las palabras que usas, siempre que evites comentarios que sean groseros, desagradables o que puedan verse como quejas, ya que esto crearía una primera impresión negativa.

Si te gustó lo que leíste, te invito a descargar mi e-book gratis “Interacciones Sociales con Carisma y Confianza” aquí.

Eres increíble.

Matías

Coach Social