Cómo ganar una discusión

Actualizado: 20 ene

Newsletter de Coaching

Cómo ganar una discusión con carisma

Creo que a nadie nos gusta entrar en una discusión con alguien sobre todo cuando no sabemos cómo comportarnos y terminamos por arrepentirnos de los resultados de la misma quizás un cargo de conciencia por algo que dijimos o hicimos, y esto suele no dejarnos dormir en paz en muchas ocasiones. Muchas otras personas simplemente quieren mejorar la forma como discuten para poder llegar a una conversación más productiva, para muchos una discusión es algo de lo que tendemos a huir, pero para muchas otras es un estilo de vida, es parte de su trabajo.

Así que indistintamente de cuál sea el motivo por el cual estás leyendo este artículo te voy a enseñar una mejor manera de discutir que te ayudará a tener una conversación mucho más productiva, gratificante de la que muy probablemente puedas obtener buenos resultados y quizás llegar al fondo del asunto de la manera prevista inicialmente.

Tengo la carta de un suscriptor que de hecho tiene este problema y no sabe cómo comportarse, cómo manejar una discusión y esto es algo que termina por afectar sus relaciones cuando tiene que discutir acerca de algo. Él es una de esas personas que no se siente muy cómodo discutiendo, no sabe más o menos por dónde llevarla y cómo manejar sus emociones. Así que vamos a ver exactamente esto cómo hacer para que esta persona mejore la forma como discute y, de hecho, que no se desvíe del propósito de una discusión que ya veremos cuál es en breve. Cuando tengas en cuenta esto verás lo fácil que es no llegar a una discusión cerrada y más bien convertirla en una discusión abierta, en donde ambas partes se entienden y llegan a resultados positivos. Empezamos leyendo la carta que dice.


Los comentarios del suscriptor están en negrilla cómo aquí debajo en el cuerpo de este artículo para diferenciarlos de los míos.


Cómo ganar una discusión

“Hola coach, la vez pasada descubrí tus vídeos y déjame decirte que son excelentes, siempre tan directo y al grano”.

De eso se trata, que recibas información en el menor tiempo posible, solo lo que necesitas para que puedas colocarlo en práctica ni bien termines de ver este video. Por supuesto que tienes que repetir una y otra vez lo que ves en el video para que empieces a convertirlo en un hábito, y eventualmente empieces a ver resultados a lo largo de unos cuantos días o semanas. Así que sigamos leyendo la carta.

“Mi pregunta está relacionada con formas de ganar una discusión con una persona. Siento que soy terriblemente malo enfrentando una discusión con alguien, es uno de esos momentos en donde mis emociones se salen fuera de control y no me comunico de manera efectiva”.



El propósito de toda discusión no es de ganar, sino más bien de avanzar. Quédate con eso porque las discusiones no deberían ser un tema de sentirte bien porque tuviste la última palabra, sino de obtener algo, un sentido de progreso de que después de esa conversación que tuviste con esa persona ambos están mejor que antes y no peor. De eso se trata, que tomes en cuenta porque es lo que dirigirá el resto de tus interacciones en adelante sobre todo cuando tengas que hablar acerca de un tema importante.

De hecho, lo más importante aquí y es algo con lo que quiero empezar, acá la clave es tu subcomunicacion, tu subcomunicación es lo que le indicará a la otra persona tus intenciones. Esto tiene que ver bastante con la velocidad a la que hablas y si estás hablando por encima de la otra persona. Tu comunicación indica tu intención a lo largo de esta discusión que tengas con la persona con quién estás hablando. En esencia lo que quieres es bajar la velocidad a la que hablas, normalmente cuando las personas discuten aumentan la velocidad, interrumpen constantemente y hablan por encima. Entonces tú vas a hacer exactamente lo contrario, siempre vas a ceder turno para hablar a la otra persona, te vas a detener cuando la persona quiera interrumpir y vas a bajar la velocidad. Sirve enormemente tomar un respiro antes de que llegue tu turno para hablar para poder hacer esto efectivamente.

Las otras personas verán tu intención y usualmente se percatarán de lo que están haciendo cuando tú eres quién lleva el control de esta manera, pero debes empezar tú con el tipo de comunicación para que las personas entiendan el mensaje y esto usualmente toma un tiempo hasta que se percatan que ellos son las personas que están convirtiendo esto en una discusión cerrada. Seguimos con la carta del suscriptor.


“Creo que la peor parte es que luego de que la discusión haya concluido termino con una mala sensación, siento que pude haber hecho las cosas mejor. Creo que esto se debe a que no soy muy bueno para tener conversaciones difíciles. De hecho, se podría decir que soy una de esas personas que prefiere evitarlas a tener que enfrentar una conversación así con alguien, pero solo porque a veces es inevitable es que acudo a ti para intentar resolver este problema que a veces me afecta”.

Luego de establecer que la subcomunicación tiene que ver con que la conversación se convierta en una discusión cerrada o no está en la medida de lo posible que intentes hacer alguna broma ligera a lo largo de la misma solamente para que seas capaz de romper la tensión, cualquier tensión que se haya acumulado hasta el momento producto de una discusión intensa. Hacer una broma aliviará la tensión y hará que las personas se relajen, aunque sea por un momento es bueno, y luego está bien hacer más preguntas que declaraciones, es menos riesgoso preguntar que lanzar una declaración porque las preguntas tienden a ser menos confrontacionales y de hecho a menos que la pregunta tenga una carga provocativa o acusadora las preguntas tienden a ser un lugar seguro para descubrir la verdad. La persona verá que estás intentando conocer el fondo del asunto y descubrir cuál es la respuesta correcta, el camino correcto para llevarlos a una pronta solución.


Así que intenta hacer más preguntas que declaraciones porque al final de cuentas recuerda que el último objetivo, como mencioné en un inicio no es entender la razón, sino el de llegar a la verdad, y llegas a esta solo después de hacer preguntas de calidad que te ayuden a entender el problema o situación. Entonces otro camino que podrías tomar es siempre encontrar posiciones en común porque no es hasta que encontramos posiciones en común, algo en lo que estemos de acuerdo con la otra persona que esta verá que también estás dispuesto a darle la razón si es que de hecho la tiene, si es que hay cosas que podemos rescatar de esta conversación. Muestra tu intención de resolver las cosas antes que simplemente negar o darle contra a todo lo que la otra persona dice.



Así que es esto es una muestra de fe, una muestra de que podemos avanzar y se lo estás indicando entonces creo que el objetivo general de cualquier idea que tengamos es de que debemos ser capaces de colocar a prueba nuestras ideas a través de una discusión abierta para ver si es que nuestras ideas siguen tan sólidas como creíamos que eran. Es así que antes de pensar que una discusión puede ser algo malo o algo que deberíamos evitar, todo lo contrario; creo que, si creemos en algo y somos capaces de ponerlo sobre la mesa para discutir sobre el tema con alguien más para ver puntos débiles, fortalezas, cómo mejorar esa idea que es lo mejor que podemos hacer. Solamente hay que aprender a discutir mejor, hay que aprender a tener mejores conversaciones y verás lo productivas que estas pueden ser.

Espero que te haya gustado el artículo de ahora y no te olvides visitar coachsocial.net para separar tus 15 minutos de llamada conmigo. Recuerda que eres increíble y que te veré en el próximo artículo. Chau.


 

Si tienes preguntas que te gustaría que considere contestar en futuros Videos de Newsletter, puedes enviarlas (3-4 párrafos/500 palabras máximo) a esta dirección de correo:


Preguntas@coachsocial.net


Si sientes que agregué valor a tu vida, puedes mostrar tu apreciación haciendo cualquiera de las siguientes dos cosas:


1. Refiere esta página web a tus amigos y familia para que ellos puedan empezar a aprender y mejorar su carisma y confianza, habilidades sociales, timidez o ansiedad o su capacidad para atraer personas.


2. Contratar sesiones de coaching por videollamada para ti mismo o para un amigo haciendo clic aquí. También puedes descargar mi e-Book gratuito haciendo clic aquí.


Eres increíble,


Matías Yabar-Dávila


Empresario, Coach De Vida y De Alto Rendimiento


 

Haz clic en la imagen del día aquí debajo y te llevará a mi página de Instagram. Cuando llegues ahí haz clic en el botón de "Seguir". Subo bastante información, frases y videos cortos cada semana.