Cómo Obtener Respecto sin Violencia

Newsletter de Coaching

Cómo Resolver un Conflicto sin Violencia / Will Smith


Will Smith es uno de los referentes más populares en Youtube e Instagram cuando hablamos de carisma enérgico. De hecho, he hablado en más de una ocasión acerca de él en este canal. Pero, luego tenemos lo ocurrido la noche de los Oscars y esto es todo lo opuesto a un carismático, exactamente lo que no debes hacer, aun en situaciones donde consideras (esto puede ser subjetivo) que te faltaron el respeto a ti o a uno de los tuyos.


Entonces, ¿Cómo comportarte y obtener respeto cuando algo así sucede?, y mejor aún, cómo hacerlo de la manera más carismática, de la manera correcta.

Esto es exactamente lo que voy a enseñarte a continuación.


Aquí aprenderás un paso a paso sobre cómo procesar este tipo de situaciones (que suelen ser bastante incómodas) para luego entender cómo actuar. Verás cómo usarla a tu favor y comprenderás por qué son las oportunidades perfectas para consolidarte como un verdadero carismático ante los ojos de los demás.


Cómo Obtener Respecto sin Violencia


Entonces, empecemos por el inicio, el razonamiento lógico.


1. No se puede pedir respeto irrespetando a los demás

Esto simplemente porque la agresión, en cualquiera de sus formas, provoca que validemos el daño que provocamos en función del daño que nos han provocado. Es como actuar al mismo nivel de la situación o del problema, cuando en efecto lo que se requiere, es operar a un nivel más alto del mismo para poder resolverlo. De lo contrario, se convierte en una batalla de quién grita, insulta o golpea más fuerte.


De hecho, esto lo dijo Einstein: “Ningún problema puede ser resuelto desde el mismo nivel de consciencia que lo creó”. Pero, ¿Cuál es ese nivel? Aquel que expone de manera amplia las causas del problema y los sentimientos de los involucrados. Esto conlleva el potencial de resolver de manera asertiva el problema. En otras palabras, debes dominar la habilidad de expresar tus deseos de forma abierta, directa y adecuada.


Decir lo que quieres sin atentar contra los demás, como vimos en los Oscars:


Comunicación básica que solemos tirar por la ventana cuando nuestras emociones nos nublan. Entonces, ahora que ya entendemos por qué es importante colocarnos por encima del problema para poder resolverlo efectivamente, déjame enseñarte cómo controlar estas emociones, como segundo paso. Ya que entiendo perfectamente que es este el paso más difícil.


2. Aprende a controlar las emociones negativas mediante la práctica.


Existen un sin fin de métodos para aprender a manejar las emociones, pero lo más efectivo que he encontrado es la exposición a situaciones similares. Pero claro que llegar a esto: puede ser difícil de simular, pero debes empezar de a pocos.


Y aquí hay 2 escenarios, el primero es aprovechar cualquier oportunidad de práctica que se presente en tu camino.


Piensa en cosas que podrían irritarte o sacarte de tu centro, como p.ej.

El llanto de un bebé cuando intentas estudiar, el conductor que te mentó a la madre y que luego escapó o tu cita de Tinder que no se parece a la foto para nada.



El segundo escenario es simular potenciales situaciones (quizás con un amigo) para practicar formas de respuesta que de otra forma no tendrías la oportunidad de experimentar.


Esto es algo que se practica bastante en carreras como derecho o en la preparación de candidatos políticos al repasar diferentes escenarios P.ej. podrías decirle a tu amigo que actúe como alguien que te estuviera insultando a ti o a alguien que te acompaña. En cualquiera de los 2 escenarios (oportunidades en el camino y simulación) ¿Cómo respondes? ¿Qué es lo primero que piensas o tu primera reacción? ¿Qué puedes corregir? Esto puede abarcar lo que dices, lo que no dices, cómo te sientes, como te expresas, cuanto demoras en responder, como debes hacerlo, etc.



La efectividad de exponerte a situaciones similares en ambos casos ha probado ser muy útil en los entrenamientos de los Navy Seals: Aquí son empujados a sus límites para dominar la competencia dentro del agua. Dentro de sus entrenamientos, aprenden las bases del nado para desarrollar resistencia, enfrentan pruebas de natación sin ningún dispositivo para flotar y deben aguantar la respiración por varios minutos.


Luego de ello, deben pasar a una prueba final: ahogarse. Aquí, sus manos y pies son atados y arrojados en una piscina donde los supervisores les pedirán que realicen una serie de tareas dentro del agua, cómo rebotar desde el fondo de la piscina y recoger una máscara con sus dientes nuevamente desde el fondo.


Sus cuerpos y mentes serán puestos al límite por varios minutos y deberán superar ese miedo a ahogarse para convertirse en auténticos Navy Seals y adquirir confianza para actuar rápido y sin miedo en las situaciones más estresantes que hayan imaginado. Y esto es exactamente lo que queremos conseguir en un escenario real de conflicto con otras personas, adquirir la confianza para actuar rápido y sin miedo en situaciones de mucho estrés.


Paso #1 para controlar tus emociones:


En cualquiera de los 2 escenarios quieres practicar ser consciente de tus emociones:

Dale nombre al sentimiento que experimentas en ese momento para canalizarlo. Este es quizás el paso más importante para evitar que la emoción te atrape y se lleve lo mejor de ti.


El buddha solía llevar esta práctica con sus discípulos, aquí les indicaba que debían nombrar la emoción que sentían en el momento en voz alta unas cuantas veces, cómo p. ej.: Enojo, enojo, enojo. Esto hacía que vieran la emoción desde un punto de vista más objetivo. Eran más conscientes de lo que empezaba a crecer en su interior antes que se saliera de control.



Aprender a regular tus emociones toma práctica, números de intentos fallidos que eventualmente te entregarán control sobre ellas. Esto, en mi opinión, es verdadero poder, aquel que ejerces sobre tus propios impulsos. Entender tus propias emociones te entregará mayor inteligencia emocional y, por lo tanto, mejores habilidades sociales y esta es la meta. Al reconocer, entender y regular tus propias emociones, serás capaz de generar un nivel de empatía con los demás que muy pocas personas dominan, pero que todos admiran.


Paso #2 para controlar tus emociones: Respira


No hay mucha explicación aquí. Solo inhala y exhala profundamente desde el diafragma (busca en google “respiración de cuadrilátero”) mientras que nombras la emoción que sientes. El concepto clave en este punto es: “Observa la situación y define los sentimientos que te causan con calma.”


Ahora que ya sabes cómo encargarte de la parte más difícil, nos toca actuar. Pasemos a la siguiente secuencia de pasos que debes seguir para ganar el respeto que mereces.


3. Utiliza la comunicación no violenta


No se trata de ocultar o escapar de tus emociones, estas solo se acumulan y revientan en los momentos menos ideales.


Lo que debes hacer es expresarlas de forma asertiva, esta es la clave. Aquello de lo que hablamos al inicio de este artículo. No es solo una válvula que te libera, sino que también tiene el efecto de educar (si prefieres llamarlo así) a otros sobre cómo es que deben tratarte.



Paso #1 Reconoce tu necesidad


Usualmente, durante estos conflictos nos encontramos ante una necesidad que no se está atendiendo. Por eso reconoce tu necesidad, aquello que quieres, eso que sientes que no se te está entregando. P. ej.: El respeto suficiente.


Paso #2 Hazle saber lo que quieres a la otra persona


Debes hacerlo con claridad y sin titubear. P. ej.: Que se disculpe por la broma de tan mal gusto que acaba de hacer. Es importante aclarar que esta comunicación debe venir en la forma de requerimiento o solicitud, más nunca como una demanda. Nunca lo hagas a través del miedo, coerción o amenazas, esto solo sería volver a la altura del problema que lo creó. Einstein tiene un punto aquí.


Expresa sentimientos y deseos en lugar de críticas o juicios morales, este es el giro de 180 grados que hace toda la diferencia. Parece sentido común, pero en la práctica optamos por anular esta opción por completo y preferimos patear el tablero. (Consejo: No patees el tablero).

La clave aquí es ser auténtico: exprésate de manera sincera y con respeto (si esto es lo que planeas obtener).


Por último, ¿Qué pasa si no obtengo lo que quiero a pesar de seguir estos pasos?



Este proceso tiene la intención de resolver conflictos de la manera más efectiva (y carismática) mediante la toma de acción directa. Es decir, confrontando la situación. Pero esta solo debes emplearla cuando no exista una alternativa más inteligente (resaltando la palabra inteligente).

Sin embargo, sorprendentemente en muchos casos resolverás el conflicto o al menos la otra persona detendrá su comportamiento. Pero en otros, no. Después de todo, solo podemos intentarlo, a fin de cuentas, estamos lidiando con personas y hay demasiados factores que no podemos controlar en estas.


En cualquier caso, la salida más inteligente es evitar el conflicto o discusión a toda costa. Aquí Dale Carnegie de “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” tiene un excelente punto: “Nunca nadie gana en una discusión, aun cuando piensas que has ganado, en realidad los egos salen heridos y nadie gana”.


Tanto en una situación de confrontación directa como en la de disuadir el conflicto directo, debes dominar el arte de cultivar una personalidad no reactiva, la cual es una cualidad bastante atractiva. Denota compostura, inteligencia y poder.


Mientras alguien que sucumbe ante lo que otros hacen o dicen con facilidad, solo demuestra que cualquiera puede cambiar su realidad interna con tan solo hacer o decir algo. La guerra siempre será el último recurso. Al mismo tiempo, toma en cuenta que aunque no obtengas exactamente lo que buscabas en algunas situaciones, normalmente esto será suficiente para establecer un precedente.


Los demás sabrán que eres capaz de tomar acción asertiva sin perder los papeles y eso contribuirá a disuadir cualquier futura acción en tu contra. Expresarte con convicción, es decir, saber establecer límites y ser coherente en la forma como te comportas y comunicas hace que te ganes el respeto de las personas.



Este es el camino a cultivar de una personalidad realmente carismática. Esta es la mejor forma de ganar respeto indistintamente de que ganes o no una batalla. Irás calibrando tu reacción a medida que ganes experiencia en situaciones de bajo riesgo, pero que te servirán para abordar situaciones más complejas.


Se trata de dejar de luchar contra la corriente y empezar a luchar de manera más inteligente. Muchos se entrenan a sí mismos y alientan a otras personas a intentar hacer que todos los demás cambien su comportamiento. Hacer que todos sean menos ofensivos, excepto tú. Esto es lo opuesto a hacerte a ti mismo más resiliente.

Es mucho más práctico y posible entrenarte a ti mismo a ser mucho menos fácil de ofender. Entrenarte a reencuadrar, a tomar lo de otras personas (muchos de los cuales nunca cambiarán sus comportamientos) y redirigir aquello que te pueden presentar como una oportunidad o un regalo.


Esto no significa que no debes exponer su comportamiento (aquello que te mostré cómo hacer), tampoco significa que en ciertos momentos no debas defenderte y mostrar que contigo no se meten, porque sí, hay momentos donde uno debe definitivamente pelear. Pero, si por defecto siempre estás en modalidad de pelea, no es un acercamiento práctico. No tendrás la resistencia ni la fuerza para luchar las peleas más grandes y necesarias. Te extenuarás y alienarás a las personas.



A manera de metáfora: Solo imagina que tienes un revólver con 6 balas a lo largo del siguiente año o dos. Tienes 6 cosas que puedes tomar realmente en serio y hacer de manera muy pública. Eso es todo, así que elige esas de manera muy sabia.

Solo a manera de pisar el freno y tomar mejores decisiones, pienso que esa es una manera muy útil de pensar sobre las cosas. Una manera de ver los problemas desde una perspectiva de más arriba.


Como siempre recuerda que eres increíble y nos veremos en el próximo artículo.


 

Si tienes preguntas que te gustaría que considere contestar en futuros Videos de Newsletter, puedes enviarlas (3-4 párrafos/500 palabras máximo) a esta dirección de correo:


Preguntas@coachsocial.net


Si sientes que agregué valor a tu vida, puedes mostrar tu apreciación haciendo cualquiera de las siguientes dos cosas:


1. Refiere esta página web a tus amigos y familia para que ellos puedan empezar a aprender y mejorar su carisma y confianza, habilidades sociales, timidez o ansiedad o su capacidad para atraer personas.


2. Contratar sesiones de coaching por videollamada para ti mismo o para un amigo haciendo clic aquí. También puedes descargar mi e-Book gratuito haciendo clic aquí.


Eres increíble,


Matías Yabar-Dávila


Empresario, Coach De Vida y De Alto Rendimiento


 

Haz clic en la imagen del día aquí debajo y te llevará a mi página de Instagram. Cuando llegues ahí haz clic en el botón de "Seguir". Subo bastante información, frases y videos cortos cada semana.