Buscar

Los líderes irradian carisma cuando están impulsados ​​por una causa

Seamos realistas: muchas veces, puede ser difícil despertarse y dirigirnos a la oficina temprano en la mañana. Si esto es cierto para ti, es casi seguro que también lo sea para tu personal. Tanto los empleados, como los gerentes, necesitan una razón para levantarse de la cama y trabajar todos los días, algo más que un simple salario. Para acelerarse, las personas necesitan una causa en la que puedan creer y luchar sin descanso. En otras palabras, necesitan impulso, un componente crucial del liderazgo carismático.


El mensaje clave aquí es: los líderes irradian carisma cuando están impulsados ​​por una causa.


Muchos altos directivos son muy lógicos y se centran en los resultados en todo momento. Sin embargo, cuando se trata de motivación, hay un gran problema: las métricas financieras, por muy útiles que sean, no son muy atractivas para los empleados.


Por eso, como equipo y como empresa, siempre debes tener un propósito definido claramente, que motive todo lo que haces. Articula esto con una declaración breve y cálida, similar a la misión de una empresa, por ejemplo, "Difundir ideas" de TED, o "Acelerar la transición del mundo hacia la energía sostenible" de Tesla.


No se trata solo de lo que estás haciendo, sino también de cómo lo haces. Eso significa mejorar continuamente la forma en que opera tu equipo.


Una forma de motivar e inspirar al personal es con el poder de los elogios. Los líderes suelen ser tacaños con las palabras positivas o, peor aún, se llevan todo el mérito cuando las cosas van bien. ¡Un líder que quiere ser carismático difícilmente podría cometer un peor error!


Esto es algo que un antiguo cliente que llamaremos Sally entendió. Su división, en la empresa de servicios de consultoría donde ella trabaja, había enfrentado algunos problemas y, de repente, se encontraron con la necesidad de aumentar enormemente la cantidad de nuevos clientes.


El esfuerzo parecía monumental al principio, pero todos los días, Sally visitaba los escritorios de los miembros de su equipo y les preguntaba qué estaban haciendo para generar nuevas reuniones con los clientes. Cada vez que escuchaba una buena idea, la transmitía al resto del equipo. Además de eso, las buenas ideas se integraron inmediatamente en los procesos del equipo. El equipo se centró en la mejora.


Sorprendentemente, en 18 meses, el equipo de Sally se había convertido en la parte del negocio con mejor rendimiento. ¿La cereza del pastel? ¡El personal de Sally estaba más motivado que el de cualquier otra división!


Para capacitarte como líder carismático efectivo separa una llamada gratuita de 20 minutos para conocerme y descubrir cómo puedo ayudarte mediante el programa de coaching individual que ofrezco.


Separa tu llamada aquí: https://www.coachsocial.net/20mingratis


Eres increíble.


Matías

Coach Social



7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo