Buscar

7 Excelentes Técnicas de Manipulación que Puedes Aprender sin Esfuerzo.

Newsletter de Coaching



¿Alguna vez te convencieron de comprar o hacer algo que no querías? No tienes por qué sentirte mal: las personas son manipuladas todo el tiempo.

En promedio, tomas más de 35. 000 decisiones al día y solo el 1% son decisiones conscientes. Por eso es importante que conozcas las técnicas de los manipuladores. Y eso es exactamente lo que te voy a enseñar.


Soy Matías de Coach Social y estás son 7 excelentes técnicas de manipulación. Vamos con la primera técnica:




1. Preguntas de doble alternativa

Lo que tienes que hacer es poner a la otra persona frente a dos situaciones. A nuestro cerebro le encantan los atajos; y si eres capaz de hacer que no piense mucho y que solo se centre en dos cosas, probablemente consigas lo que estás buscando.

Los manipuladores siguen un patrón en el que primero te someten a un estado de carga emotiva y luego te piden tomar una decisión importante limitando tus opciones.

Vamos con una de mis escenas favoritas de The Boiler Room. Jim Young da un discurso a los nuevos corredores de bolsa y dice esto:

“Aquí queremos ganadores, no mediocres. Un mediocre camina entre las cuerdas. Un mediocre pregunta cuantos meses de vacaciones le dan en su primer año. ¿Vacaciones? Las personas vienen a trabajar a esta firma por una razón: volverse jodidamente ricos”.

Solo dos opciones: ¿Quieres ser ganador o mediocre? Obviamente, nadie quiere identificarse como mediocre; por lo tanto, no deberían exigir vacaciones.

Entonces, tú también puedes usar esta técnica sin abusar. Si estás conociendo a alguien no le preguntes si pueden tener una segunda cita; dile si puedes verla el sábado o el domingo o si le gustaría almorzar carnes o pastas. Puedes aplicar lo mismo con tus amigos o en tu trabajo para salirte con la tuya.

Y esta última recomendación está relacionada con la siguiente técnica:


2. Pregunta primero por el tiempo

Esto es simple: la próxima vez que pidas algo utiliza la palabra “cuando”. Si cambias la frase “Limpia tu cuarto” por “¿Cuándo terminarás de ordenar tu cuarto?” le quitas automáticamente la posibilidad a la otra persona de negarse. Ya no se trata de si lo hará o no, ahora se trata del tiempo que le tomará hacerlo.

Pero algo más efectivo que esta técnica es la siguiente:




3. Detén el pensamiento

Los manipuladores usan esta técnica en 2 pasos. Primero te piden directamente que te detengas. Esto es poderoso porque genera misterio y hace que te concentres en lo que tiene que decir.

Y segundo, agregan la palabra “piensa” para dirigir tu atención hacia su orden.

Obviamente, no te lo recomiendo para chantajear a los demás. Pero si lo añades a tu repertorio de habilidades con personas, reforzarás tu poder de persuasión. En vez de decirle que la pasarán bien si salen juntos, mejora aún más tus probabilidades con algo como esto: “Mira, detente y piensa en lo genial que la pasaremos juntos si vamos a esa fiesta el fin de semana”. Si trabajas en ventas, di esto: “Detente un momento e imagínate que dirán tus amigos cuando te vean con esta nueva camioneta, mochila, laptop, etc.” (tú me entiendes)

Ahora, ¿Quieres saber cuál es mi favorita?


4. Yes, Ladder!

Cuantas más veces logres que alguien pronuncie un “sí”, más fácil será persuadirlo para lo que realmente quieres. Un ejemplo extremo de esto pasa en la película Yes Man. A ver si cuentas cuantos SÍ hace Carl en su cabeza.

“Estás muerto, Carl. Le dices no a la vida y por eso no estás viviendo. Pones excusas a la gente a tu alrededor y a ti mismo. Estás atascado en el mismo trabajo por años. No tienes novia.

¿Qué dices, Carl? ¿Estás listo para tomar la iniciativa?”

La clave es simple: Mientras más Sí diga la persona, le costará más decir que no.

Esto funciona de maravillas gracias el principio de consistencia: las personas tienden a ser congruentes con lo que dicen o hacen. No importa si les haces preguntas que no tienen nada que ver con lo que quieres realmente, solo se trata de ponerlos en un estado mental receptivo.

Y puedes aplicarlo en tu día a día. Imagina que te juntaste con tus amigos para ver una serie, hicieron pop corn, pero se olvidaron de comprar bebidas. Mira a uno de ellos y dile: “¿Tienes sed? No vamos a aguantar esta maratón si no tenemos nada para tomar, además el pop corn no pasa sin agua ¿Puedes comprar una gaseosa en la tienda?”. Puedes hacer maravillas con esto y no notarán que los estás manipulando ligeramente.

Vamos con la siguiente:



5. Incluye referencias estratégicas

Esto también funciona de maravillas gracias al principio de autoridad. Obedecemos a las autoridades sin dudar porque se nos inculca desde pequeños a hacerlo.

Si haces referencia a un tercero que sea una autoridad para la otra persona, la persuadirás sin mucho esfuerzo. Esto pasó mucho en otra de mis películas favoritas: The Wolf of Wall Street; cuando Jordan Belfort pone como referencia a Kimmie para motivar a los demás. Kimmie era una mujer pobre que llegó a convertirse en una de las mejores corredoras de bolsa. Y si ella pudo, todos también pueden hacerlo.

Una estrategia útil, pero peligrosa si alguien se da cuenta de tus intenciones. Por eso mejor te recomiendo esta:

6. Haz un favor antes de pedir un favor

La gente se siente obligada a devolver favores por el principio de reciprocidad. Robert Cialdini dice que lo hacemos por miedo a ser catalogados como ingratos. Algo que era mal visto desde que nos empezamos a juntar en sociedad.

Sigamos con el ejemplo de Kimmie en The Wolf of Wall Street.

Kimmie le pidió 5000 dólares y Jordan le dio 25000 y la acogió como corredora de bolsa. Y un gran favor siempre será correspondido con algo de igual o mayor valor. Una persona manipuladora es capaz de utilizar este principio para pedirte no una, sino varias cosas basadas en lo que te dio antes.

Así que, para utilizar esta técnica solo requieres de estrategia y planificar. Imagina que quieres que tu amigo cuide a tu perro porque estarás fuera el fin de semana. Pues asegúrate de hacer algo por él antes. Ayúdalo con su tarea, invítalo a comer o cualquier otra cosa para que tengas la excusa perfecta. Eso sí, jamás pidas un favor haciendo referencia explícita a uno que tú diste. Jamás digas algo como “Necesito que me ayudes con esto porque yo te ayude con esto”. Si le hiciste un favor previamente, la persona lo sabrá. No es necesario que se lo remarques.

Y si dominas esta técnica, entonces puedes pasar a la siguiente:




7. Muestra como lo que es bueno para ti, será bueno para ellos

Recuerda esto: las personas siempre van a actuar sobre la base de sus intereses. Así que debes orientar esos intereses para que hagan algo que los beneficie a ambos. Vamos con un ejemplo bien extremo de una de mis series favoritas: Better Call Saul.

Para ponerte en contexto, Jimmy está tratando de convencer a Tuco Salamanca de no matar a dos skaters que intentaron robarle. Jimmy quiere salvarles la vida y Tuco quiere matarlos. Son intereses muy diferentes y por eso no funciona al inicio.

Hasta que por fin Jimmy llega a una idea que puede beneficiar a ambos: propone que les rompa las piernas. Tuco no quiere, él quiere matarlos porque sienta que ha sido ofendido como líder criminal. Jimmy dice lo siguiente

“Ellos no podrán montar skate por 6 meses, pero te temerán por siempre. Le estás mostrando a todos que eres el hombre, pero también que eres justo”.

Tuco accede.

El ejemplo de Jimmy es extremo, pero genial para que veas como reorientar los intereses de una persona a los tuyos puede acabar salvando dos vidas. Bueno, quedaron con la pierna rota, pero… tú me entiendes.

En este caso, le hace ver a Tuco que si los deja con vida puede aumentar su reputación como jefe criminal. Y espero que nunca te encuentres en una situación como la de Jimmy, pero entiendes el mensaje. En tu vida diaria evita decir: “yo quiero” o “yo necesito” y empieza a usar la palabra: “tú obtendrás”. Si empiezas mostrando a la otra persona todo lo que puede conseguir si hace lo que le estás pidiendo, te dirá que SÍ. Es sencillo y funciona.

Ahora, la persuasión e influencia son superpoderes que puedes dominar con una guía adecuada, y entiendo si te cuesta pedir favores porque tienes miedo de que te rechacen. Por eso la confianza es importante: es el pilar bajo el cual se mueven todas las habilidades con personas.

Si lo que buscas es elevar tu confianza para hablar con personas e influir en los demás, te invito a mi programa de coaching 1 a 1: “Socialmente Increíble”.

Vengo desarrollando este programa durante más de 10 años y a través de este método he ayudado a más de 1300 personas a mejorar sus habilidades sociales.

Solo tienes que separar tu llamada gratuita de consulta de 10 minutos conmigo para enterarte cómo te puedo ayudar. Puedes ver los últimos testimonios de clientes que terminaron exitosamente el programa y ahora gozan de la vida social que siempre quisieron.

Y cómo siempre, recuerda que eres una persona increíble y que te veré en el próximo newsletter.








 


Si tienes preguntas que te gustaría que considere contestar en futuros Videos de Newsletter, puedes enviarlas (3-4 párrafos/500 palabras máximo) a esta dirección de correo:


Preguntas@coachsocial.net


Si sientes que agregué valor a tu vida, puedes mostrar tu apreciación haciendo cualquiera de las siguientes dos cosas:


1. Refiere esta página web a tus amigos y familia para que ellos puedan empezar a aprender y mejorar su carisma y confianza, habilidades sociales, timidez o ansiedad o su capacidad para atraer personas.


2. Contratar sesiones de coaching por videollamada para ti mismo o para un amigo haciendo clic aquí. También puedes descargar mi e-Book gratuito haciendo clic aquí.


Eres increíble,


Matías Yabar-Dávila


Empresario, Coach De Vida y De Alto Rendimiento