Cómo ser Carismático sin Esfuerzo

Newsletter de Coaching

Cómo ser carismático sin mucho esfuerzo y cuando más lo necesitas


Eso es exactamente lo que voy a compartir contigo. De hecho, voy a compartir contigo tres formas de conseguir este objetivo. Y es tan sencillo que será difícil para ti no implementarlo ni bien termines de ver este vídeo. Cada una de estas tres son completamente accionables. Verás que puedes colocarlas en práctica con amigos, con colegas o con tu pareja. Lo importante es que lo hagas.


Cómo ser Carismático sin Esfuerzo


1. Enfócate en sentirte bien antes que caer bien.


Esto significa que encuentres maneras prácticas de sentirte más cómodo durante tus interacciones antes que buscar encajar con las personas o maneras de caerle bien a la gente, ya que esta última significa que debes satisfacer muchas expectativas que usualmente son difíciles de cumplir o no está dentro de nuestro control. En cambio, la primera sí lo está.


Me refiero a que, si te encargas de sentirte más cómodo, será más fácil que las personas te vean como alguien carismático. Esto se debe a que el carisma se percibe en el lenguaje corporal: si ves a una persona que está nerviosa, tensa, preocupada, es imposible que esa persona se vea como alguien carismática. Sin embargo, si se ve relajada, abierta, que fluye en sus conversaciones, esa es una persona que sí parecerá más carismática.


Y es que el carisma empieza en la mente, pero se evidencia en el lenguaje corporal. Es por ello que tienes que encargarte primero de estar cómodo, sea en un evento, una cita romántica, una entrevista, en el trabajo, etc. para que empieces a verte como una persona carismática. Para conseguir este objetivo, puedes hacerlo de dos maneras: primero, prevé y segundo, tienes que solucionar o comunicar.


Me explico. La primera (prever) significa que descanses lo suficiente, te alimentes lo suficiente y te vistas adecuadamente. Alimentarte lo suficiente significa alimentarte bien para que no tengas cambios de humor, si eres de esas personas. Yo soy una de esas personas si no me alimento. Soy delgado, pero como bastante bien y siento que cuando no como mi mundo se viene para abajo. Así que comer bien está primero en mi lista. Y quizás no comer demasiado si tienes una entrevista justo después porque estarás haciendo la digestión y te sentirás muy pesado o con sueño.


Lo segundo es descansar lo suficiente. Esto va a evitar que te sientas muy ansioso: si sales la noche anterior, no duermes lo suficiente, bebes o estás con un poco de resaca. Esto va a hacer que no estés en tu desempeño más óptimo cuando debes estarlo. Tómalo en cuenta.


Y tercero, la ropa que usas puede hacer que te sientas más cómodo o que te veas muy bien. Lo primero contribuye a tu comodidad en general (mucho frío o mucho calor) y lo segundo afecta tu confianza y la puede elevar.



¿Cuál eliges? Depende de ti ¿A cuál le das más prioridad? Recomiendo, en general, que optes por un punto medio entre las dos. Esto especialmente aplica a las mujeres cuando utilizan tacos y cosas que realmente son incómodas, pero que hace que se vean bien. Igual en los hombres con ciertos outfits. Así que esta es mi recomendación en el primer punto.


2. Muéstrate accesible


Esto es muy importante porque tiene que ver con uno de los pilares del carisma que es mostrarte como una persona realmente accesible. Y esto lo consigues a través de la cercanía o la calidez. Esto significa que te muestres como una persona con quien cualquiera podría conversar y hacerse amigo. Y al ser uno de los pilares del carisma, junto con la presencia y el poder, la calidez es lo que les da ese toque a las personas. Es aquella que les dice: “Me siento en confianza”, “me siento seguro”, “siento que podría ser un buen amigo de esta persona”. Usualmente, esto se identifica en los ojos y en la boca (vamos a ver esto en el tercer punto un poco más). Pero en general, lo que quieres es hacer que las personas se sientan cómodas contigo. Esto es, de hecho, la definición de un carismático: carisma es hacer que las personas se sientan bien en tu presencia.



Una de las mejores recomendaciones que puedo compartir contigo (que, de hecho, lo comparto en innumerables vídeos) es que trates a las personas que recién conoces o que ya viste en alguna ocasión como si fueran viejos amigos que perdieron contacto en la infancia hace varios años y, por alguna sorpresa del destino, en ese momento se vuelven a reencontrar. Y lo que quiero es que te imagines cómo tratarías a una persona así, a un amigo tan cercano que reencuentras después de tanto tiempo ¿Cómo te comportarías? ¿Cómo mostrarías tus ojos, tu sonrisa? ¿Cómo apuntarías tu a cuerpo esa persona? ¿Cómo le hablarías? ¿Qué tono de voz emplearías? La idea es engañar a tu cuerpo para que este actúe de cierta forma con extraños, o no tan extraños.

El efecto que obtendrás a cambio es increíble. Las personas reaccionan muy bien a esto. Sienten que te conocen desde hace tiempo y adelantas etapas. Ya no tienes que pasar por la etapa, usualmente incómoda para muchos, de romper el hielo, ver de qué conversan. Esto te adelanta bastante, así que empléalo, es bastante sencillo: usa tu imaginación.


3. Prioriza el contacto visual y tu sonrisa


El tercer punto tiene que ver con priorizar el contacto visual y tu sonrisa por encima de todas las otras cosas que podrías considerar que son importantes en cuanto a tu lenguaje corporal. Estas son las dos armas por excelencia de los carismáticos. Úsalas sin piedad con las personas y verás el efecto que tiene. Así que solamente enfócate en estas dos cosas y verás el cambio en las reacciones de las personas a tus interacciones.


Como son dos herramientas tan poderosas, mi recomendación es que hagas uso de dos enfoques que te ayudarán a asumir el lenguaje corporal correcto con cada uno de ellos. El primero de estos es utilizar los ojos pegados. Imagína que tus ojos están pegados a la otra persona y que te es difícil sacar tus ojos de encima, sobre todo cuando la otra persona está hablando. Aquí el truco es mantener ese contacto visual, incluso unos dos o tres segundos más, después de que la otra persona haya dejado de hablar, para entregarle la sensación de que te quedas pegado ante cada palabra que la persona te está diciendo. Esto da a la otra persona la sensación de que le están prestando mucha atención, una atención tan exclusiva que es raro encontrar hoy en día que hace que los demás se sientan especiales. No te preocupes por desviar la mirada, pero sí asegúrate de no abrir los ojos mientras estás haciendo esto (porque si lo haces podrías parecer un psicópata), Por el contrario, enfócate en estar escuchando con suma atención y, naturalmente, despegar los ojos cada cierto tiempo. Lo que quiero es que no pienses en eso, sino que te enfoques en prestar más atención a fijar los ojos, que eso es lo más difícil. En vez de estar pensando ¿En qué momento desvío? Enfócate en eso y naturalmente verás que se desvían cada cierto tiempo, aunque no estés pensando en ello. Eso hará que las personas se sientan más especiales.


Y mi segunda recomendación en este punto, aquella que es accionable en cuanto a la sonrisa, es que demores una fracción de segundos más antes de sonreír con las personas. No entregues una sonrisa inmediata a alguien a quien estás conociendo por primera vez o que te está saludando. No entregues una sonrisa automática, como si cualquier persona fuera una beneficiaria de tu sonrisa, sin importar quién es. Absorbe la personalidad por unos dos o tres segundos y luego inunda una lenta sonrisa en tu rostro.


Este pequeño delay, esta pequeña demora, hace un mundo de diferencia. Hace que las personas sientan que esa sonrisa es original para ellas: única. Se sienten más especiales y de hecho es una manera de mejorar aún más tu sonrisa de la que estás empleando hoy en día. Sirve para el propósito de encantar a las personas, porque también de eso se trata, de hacerlo mejor. Así que, ¿Por qué no? Empléalo. Verás la diferencia en las reacciones de los demás.


Recuerda que estas maneras son tan sencillas que cualquier persona puede emplearlas. Lo único que necesitas es tomar acción. Acuérdate que aquí solamente enseño fundamentos: educación.


No tips, no consejos.


Educación que te hará crecer en tu vida social.

Espero que te haya gustado, recuerda que eres increíble y que te veré en el próximo artículo. Chau.


 

Si tienes preguntas que te gustaría que considere contestar en futuros Videos de Newsletter, puedes enviarlas (3-4 párrafos/500 palabras máximo) a esta dirección de correo:


Preguntas@coachsocial.net


Si sientes que agregué valor a tu vida, puedes mostrar tu apreciación haciendo cualquiera de las siguientes dos cosas:


1. Refiere esta página web a tus amigos y familia para que ellos puedan empezar a aprender y mejorar su carisma y confianza, habilidades sociales, timidez o ansiedad o su capacidad para atraer personas.


2. Contratar sesiones de coaching por videollamada para ti mismo o para un amigo haciendo clic aquí. También puedes descargar mi e-Book gratuito haciendo clic aquí.


Eres increíble,


Matías Yabar-Dávila


Empresario, Coach De Vida y De Alto Rendimiento


 

Haz clic en la imagen del día aquí debajo y te llevará a mi página de Instagram. Cuando llegues ahí haz clic en el botón de "Seguir". Subo bastante información, frases y videos cortos cada semana.