Search

Los empleados están felices de apoyar a líderes que demuestren poder personal

En negocios, la palabra “poder” tiende a evocar imágenes de directores ejecutivos despiadados, a los que no les importa de quién pisen mientras lleguen a la cima. Pero ese tipo de poder es muy diferente del poder personal: la fuerza de carácter y personalidad que hace que las personas crean en ti y quieran seguirte.

El mensaje clave aquí es: los empleados están felices de apoyar a líderes que demuestren poder personal.

Para mostrar poder personal, el segundo componente del carisma, debes lucir el papel. Después de todo, tu equipo se basa en tu lenguaje corporal y apariencia; si caminas por la oficina con el ceño fruncido, las manos en los bolsillos y un atuendo desordenado, no se verá bien. Entonces, sonríe con frecuencia, eso fomenta la positividad y la confianza. Y asegúrate de no descuidar tu aseo personal.

Una vez que tengas la apariencia y el lenguaje corporal de un líder fuerte y carismático, puedes adoptar una mentalidad de liderazgo. Se trata de resolver problemas de manera proactiva, asumir la responsabilidad de tus acciones y pensar: "encontraré una manera" en lugar de "no puedo hacer nada al respecto".

Ese tipo de optimismo es otro gran componente del poder personal. Lamentablemente, nuestro propio cerebro, a menudo trabaja en nuestra contra en este sentido. Estamos programados para buscar amenazas y concentrarnos en ellas, lo que a menudo

genera ansiedad y pesimismo.

Por eso es tan importante reencuadrar. Esta es una forma poderosa de buscar aspectos positivos en una situación difícil. Significa: pensar en los problemas como desafíos a superar. Digamos que estás a punto de tener una reunión incómoda, pero necesaria, con un cliente descontento. Sería demasiado fácil temerle a la situación, viéndola como un desastre potencial. Pero, en cambio, ¿por qué no replantearlo como una oportunidad para comprender mejor las necesidades del cliente y mejorar el rendimiento en el futuro?

Finalmente, el poder personal significa tener siempre energía y pasión. Los jefes que son enérgicos y positivos fortalecen a sus equipos con el mismo espíritu.

Ahora, es posible que ya irradies mucha energía, pero es igualmente importante que tus empleados también lo hagan. Para medir sus niveles de energía, intenta realizar una auditoría energética. Pregúntale a todos qué tan enérgicos se sienten, en una escala del 1 al 10. Haz un seguimiento con preguntas sobre por qué se sienten así o qué podría ayudarlos a sentirse con más energía. Una vez hecho esto, puedes comenzar a trabajar buscando formas de recargar las baterías de tu equipo y mantener su motivación alta.


Para aprender a proyectar poder como líder carismático separa una llamada gratuita de 20 minutos para conocerme y descubrir cómo puedo ayudarte mediante el programa de coaching individual que ofrezco.


Separa tu llamada aquí: https://www.coachsocial.net/20mingratis


Eres increíble.


Matías

Coach Social



5 views0 comments
  • YouTube
  • LinkedIn
  • Instagram
  • Facebook