top of page

Cómo Decir NO sin Sentirte Mal

Actualizado: 26 sept 2023

Newsletter de Coaching


Decir "NO" es difícil para muchas personas, pero es algo crucial que debes dominar. Así que hablemos sobre cuándo decir no, cómo y por qué hacerlo.


Si deseas tener el control de tu propia vida, tu capacidad y voluntad de decir "NO" es fundamental.


En realidad, no podría cubrir todos los beneficios de decir NO en un simple artículo, pero exploremos algunas de las razones, momentos y formas más importantes para que puedas hacerlo con más facilidad.


¿Por qué decir NO?


Decir NO no solo te ayudará a controlar mejor tu tiempo, sino que, en última instancia, te permitirá estar allí para las personas que más importan en tu vida.


Y sí, esto es cierto incluso cuando son esas mismas personas a las que les estás diciendo que no.


Si no decimos NO cuando es necesario, eventualmente correremos el riesgo de no tener la energía, el tiempo o la motivación para cumplir con los compromisos a los que decimos que sí.


Además de esto, cuando dices NO a cosas que no son importantes para ti, estás reconociendo que tus necesidades y prioridades SÍ son importantes. Esto le dice a tu mente inconsciente que te valoras mucho, tal como deberías hacerlo, lo cual puede hacer maravillas por tu autoestima.


Cuándo decir no.


Como puedes imaginar, hay innumerables momentos en los que podría ser apropiado o importante decir que no.


En mi opinión, estos son los 4 más importantes:


1. Cuando entra en conflicto con tus valores.


Si una solicitud va en contra de tus o valores personales o tu moral, es una señal clara de que debes rechazarla.


Defender tus principios no solo es una excelente manera de asegurarte de que estás haciendo lo que crees que es correcto, sino que también tendrá un impacto inmensamente positivo en tu autoestima.


2. Cuando pone en riesgo tu bienestar.


Tu salud y bienestar mental siempre deben ser lo primero. Si decir que sí te llevaría a un agotamiento o estrés excesivos, di que NO.


Recuerda, poner tus necesidades por detrás de las de los demás puede hacer que seas muy útil por un tiempo, pero eventualmente puede llevar al agotamiento, el resentimiento e incluso problemas de salud.


3. Cuando sientes que tu SÍ no es verdaderamente apreciado.


Si alguna vez sientes que alguien da por sentado tu SÍ, que no aprecia el esfuerzo o el tiempo que dedicas a esa persona o que en general te trata mal, comienza a decir que NO.


Dejar que otros nos utilicen es terrible para nuestra autoestima y para la vida en general.


Sin embargo, asegúrate también de abordar este problema de manera respetuosa con esas personas, ya que algunas pueden no darse cuenta de que te sientes así.


Si la conversación no lleva a un cambio, vuelve a decir que NO.


4. Cuando entra en conflicto con tus objetivos.


Saltarte el gimnasio para comer helado está bien de vez en cuando, pero si estás tratando de ponerte en mejor forma, deberías decir que NO a esas actividades.


Sea cual sea tu objetivo, asegúrate de que sea lo suficientemente importante para ti como para reconocer que, en la mayoría de los casos, es más importante que los caprichos, deseos o necesidades de otras personas.


Cómo decir no efectivamente.


Nuevamente, hay más que decir aquí de lo que podría cubrir en un Blog (así que consulta mi curso Socialmente Increíble o inicia sesiones de coaching conmigo si quieres un entrenamiento más profundo en tus habilidades sociales), pero lo más importante es simple:


Sé respetuoso pero firme y claro.


No andes con rodeos y házles saber en una o dos frases que estás rechazando su invitación o solicitud.


Sin embargo, a menos que estén tratando obviamente de aprovecharse de ti, generalmente es una buena idea hacerlo amable y cortésmente.


Un ejemplo de esto podría ser sonreír y simplemente decir: "gracias por pensar en mí, pero lamentablemente tendré que decir que NO".


Si es apropiado, ofrece una breve explicación.


Es importante saber que no le debes una explicación a nadie por tu NO. Es tu vida, tu autonomía, y tienes el derecho de decir que NO sin darle a la gente razones, si no quieres hacerlo.


Dicho esto, a menudo será más fácil evitar que las personas intenten convencerte de cambiar de opinión si les proporcionas una explicación clara de por qué estás rechazando.


También es buena idea que esta explicación sea breve, ya que explicaciones más largas pueden hacer que parezca que no estás seguro de tu NO o darle a la otra persona más ideas sobre cómo cambiar tu opinión.


Así que intenta usar no más de un par de frases.


Y si lo deseas, sugiere una alternativa.


A veces realmente queremos decir que sí, pero el momento no es el adecuado.


Ejemplo: No puedo porque estoy en medio de un proyecto importante en este momento


En otras ocasiones, podemos tener una idea de quién más podría ayudar o cómo la persona podría resolver la situación por sí misma de una manera que quizás no haya considerado.


Ejemplo: No puedo ayudarte, pero podrías consultarle a Jorge, él es muy bueno con lo que necesitas.


Cuando esto ocurra, siéntete libre de sugerir estas alternativas. Mostrará que aprecias que te lo hayan preguntado y que deseas ayudar, incluso si no puedes hacer exactamente lo que te pidieron en ese momento.


Bastante simple, ¿verdad?


Espero que estas ideas te ayuden a decir que NO más a menudo, con más facilidad y con más confianza.

 

Y si quieres mejorar tus habilidades sociales y necesitas un plan de acción que te de resultados, te invito a separar tu llamada de consulta y formar parte de mi programa de coaching 1 a 1.


Más información haciendo clic aquí.


Recuerda, como siempre, que eres una persona increíble y que te veré en el próximo Blog.

Commentaires


bottom of page