top of page

3 Cosas que Debes Hacer Después de Saludar

Actualizado: 26 sept 2023

Newsletter de Coaching


¿Qué hacer despues de decir: "Hola"?


En este blog le mostraré cómo usar herramientas de tu contexto para continuar una interacción. Sobretodo aquello en lo que debes enfocarte para que una persona se sienta identificada contigo al empezar la interacción y a lo largo de la misma.


Exploraremos tres consejos poderosos que te ayudarán a aprovechar al máximo esos momentos cruciales después de saludar.


1. Incrementa tu Contacto Visual


Mantener un contacto visual sólido es un componente esencial en cualquier comunicación. Cuando estés en una conversación, trata de prolongar el contacto visual hasta al menos un 75% del tiempo mientras la otra persona habla. Este sencillo gesto envía un mensaje poderoso: "Estoy completamente presente y atento a lo que estás diciendo". Crea una sensación de conexión y confianza, lo que anima a la otra persona a abrirse más.


Imagina hablar con alguien que se distrae mirando hacia otros lados o revisando su teléfono mientras tú hablas. Puede hacer que te sientas ignorado o poco importante. Al ofrecer un contacto visual extendido, demuestras respeto e interés genuino en la conversación, lo que hace que la otra persona se sienta valorada y apreciada.


una conversación casual puedes mantener tu contacto visual mientras alternas hacia los costados o miras a otras personas. Eso sí, en ambos casos siempre asegurate de parpadear lento. Si parpadeas lento darás la impresión de que estás más relajado y compuesto.


Importante: no olvides que el ritmo de tu contacto visual debes seguirlo en sintonía con el resto de tu cuerpo. Tu contacto visual acompaña a todo lo demás. No te servirá de nada tener buen contacto visual si tienes tus manos inquietas o estás en una mala postura


2. Habla con una Sonrisa


Una sonrisa es un símbolo universal de calidez y amabilidad. Cuando saludas a alguien con una sonrisa, estableces un tono positivo para toda la interacción. Pero no te detengas ahí; mantén una expresión amigable y cálida durante toda la conversación, incluso al tratar temas serios.


¿Por qué es importante? Sonreír es contagioso. Cuando sonríes, activas una respuesta en el cerebro de la otra persona, lo que la hace más propensa a devolverte la sonrisa. Además, un rostro sonriente fomenta un ambiente relajado y cómodo, lo que estimula una comunicación abierta y sincera.


Por eso, cuando sea tu turno de hablar, hazlo a través de una sonrisa. Esto es algo tan simple y efectivo para influenciar en cómo los demás te ven que me sorprende que pocas personas lo utilicen.


Si hablas a través de una sonrisa, notarás un aumento natural de tu energía y tus movimientos. Y esto es particularmente importante en tus interacciones porque las emociones son contagiosas. Das el mensaje de que eres el responsable de la diversión del grupo y te conviertes en el proveedor de todas esas buenas emociones.


3. Habla en Segunda Persona


Una excelente manera de mantener una conversación interesante es centrarla en la otra persona. A la gente le encanta hablar sobre sí mismos, sus experiencias e intereses. Al utilizar pronombres de segunda persona como "tú" o "usted," cambias el enfoque de la conversación hacia la vida de la otra persona.


Formula preguntas abiertas que inviten a la otra persona a compartir sus pensamientos, sentimientos y experiencias. Por ejemplo, en lugar de hablar de tus planes para el fin de semana, pregunta: "¿Cuáles son tus planes para el fin de semana?" Esto demuestra que te importan sus opiniones y experiencias, haciendo que se sienta valorado y apreciado.


Por eso, como nota mental, asegurate de incluir las palabras "Tú" y "Usted" cuando hables, esto te forzará a dejar de hablar tanto de ti y le darás la oportunidad a la otra persona para que hable de su vida.


Recuerda, el mejor tema de conversación siempre será la vida de esa persona. Somos protagonistas de nuestras vidas. Y cuando tenemos la oportunidad de hablar sobre ella, inmediatamente nos emocionamos.


Conclusión


Dominar el arte de la conversación va más allá de un simple saludo. Después de saludar, recuerda mantener un contacto visual sólido, hablar con una sonrisa y centrar la conversación en la otra persona. Estas técnicas sencillas te ayudarán a construir conexiones significativas, fomentar la confianza y crear interacciones memorables. Así que, la próxima vez que saludes a alguien, pon en práctica estos consejos y observa cómo transforman tus conversaciones para mejor.


No es necesario que te memorices cientos de técnicas de lenguaje corporal o tener frases específicas si recién estas empezando. Entiende los fundamentos y tus conversaciones mejorarán poco a poco.


Como siempre, recuerda que eres una persona increíble y que te veré en el próximo Blog.


Comentários


bottom of page