3 trucos para Persuadir a cualquiera

Newsletter de Coaching

Cómo usar la persuasión parar ganarse el favor de lo demás

Si estás leyendo este artículo es porque muy probablemente estás buscando formas de influenciar mejor a las personas, y obtener una respuesta más favorable. Hacer que las personas te digan más “sí” que “no” en la vida. Esto es exactamente lo que te voy a enseñar a hacer a continuación. Sin embargo, que lo lleves por el mal camino, el camino de la manipulación o por el buen camino depende enteramente de ti y de cómo uses las herramientas que te enseñaré a continuación.

Así que te enseñaré tres formas de influir en las personas para que tus probabilidades mejoren a tu favor, inclinar la balanza para que obtengas ese “sí” que quizás no obtienes mucho hoy bien día, y lo puedes aplicar a cualquier área. Veremos unos cuantos ejemplos que te van a gustar muchísimo; y empezamos con el primer punto que es uno de los más importantes y tiene que ver con utilizar palabras clave para que las personas tengan una mejor impresión de ti y así obtener una respuesta más favorable. ¿A qué me refiero con esto? Número uno, a algo que es muy poco usado a pesar en la simplicidad de su aplicación, y esta es el uso de las palabras como el nombre de la persona.


3 Trucos para Persuadir a Cualquiera

Si usas el nombre de la persona con mayor frecuencia, sobre todo en cuanto las conoces, esto mejorará enormemente tu influencia hacia ellas. Cuando empleas el nombre de una persona especialmente unos segundos o unos minutos después de haberla conocido empiezas a desarrollar una familiaridad, un sentido de cercanía con alguien que quizás es un extraño por completo empiezas a romper el hielo con mayor facilidad. Entonces, ¿qué queremos lograr con esto? La suficiente cercanía para que la persona ya no nos considere como un extraño que acaban de conocer sino más bien alguien más agradable. Por eso mi recomendación es que, número uno: recuerda el nombre de la persona a quien acabas de conocer para esto debes estar atento y te debe importar. Para recordar algo debe importarte lo que intentas recordar, y luego emplea excusas por más tontas que estas sean para repetir el nombre.

Si conoces a una persona que se llama Andrés dices: “¡Ey Andrés! ¿Qué tal, Cómo estás? Mucho gusto conocerte”, y luego de unos minutos puedes decir: “Andrés, te presento a mi amigo Carlos”. Después de unos cuantos minutos más puedes decir: “Andrés, ¿me puedes dar tu número o tu cuenta de Instagram para agregarte?”. Entonces empiezas a emplearlo de manera estratégica y repartida a lo largo de la interacción para que se te sea más fácil recordar el nombre la persona a través de la repetición, pero no solamente porque es lo correcto recordar el nombre de la persona a través de la repetición, sino que lo vayas a recordar para posteriores encuentros.



Para que no te pase que te la encuentras y luego no te acuerdas cómo se llama, pero esta persona si se acuerda cómo te llamas tú, que me ha pasado en más ocasiones de las que pude contar hasta que lo solucione usando esta técnica. Pero no solamente por esta razón sino porque al emplear su nombre es el sonido más exquisito que una persona puede escuchar, comanda atención inmediatamente. Hace que la persona deje de hacer lo que está haciendo, si su mente está deambulando se dirige a ti con toda su atención. Sirve bastante para cuando crees que alguien está pensando en otra cosa, y se siente más cerca a ti solo por usarlo con mayor frecuencia. Ahora no empiezas usarlo como un robot o una máquina malograda porque se verá un poco raro, pero si empleas su hombre con más frecuencia de lo habitual; Si solías mencionarlo solo una vez, que es lo usual cuando conocemos a alguien, empieza a emplearlo tres, cuatro, ocho veces hasta 10 a lo largo de toda la noche dependiendo de cuánto dure el encuentro.

Así que, usa el nombre con más frecuencia y verás que las personas se sienten más cercanas a ti. Este es el primer paso para que las personas estén más abiertas a tu influencia. Y luego tenemos una forma de, más que el uso de una palabra, es un motivo o una razón que usamos para sustentar un favor que estamos pidiendo de alguien más.

Si quieres pedir el favor de una persona, pedirle un favor para lo que sea, si usas una razón que no necesariamente tenga que ser suficientemente válida, y aquí está la parte más interesante, sino una razón suficiente la persona estará más dispuesta a hacer ese favor por ti.



Resulta que hay un experimento ya bastante conocido en donde unas personas que estaban esperando en una cola para sacar fotocopias y la primera persona que estaba en la cola fue abordada para que por favor le dejaran pasar primero. Cuando esta persona se acercaba y no daba ningún motivo, la respuesta, el índice de rechazo era bastante alto. Entonces se acercó luego una segunda persona y pidió el mismo favor, pero esta vez entregando una razón bastante tonta como, por ejemplo: “¿podría sacar las copias yo primero porque estoy tarde para mi clase?, o porque tengo un apuro” las personas entregaban el favor. Hacían que la persona pasará primero con un índice de aceptación muchísimo más alto que sin entregar una razón. Es por eso que, cuando pidas favores da un motivo, cualquiera que este sea, para que tus probabilidades mejoren a tu favor.

El segundo punto tiene que ver más con lo que es el tono de voz que empleas al momento de comunicarte con una persona. Hay tres características, tres aspectos que quiero resaltar que son los únicos que tienes que empezar a practicar, y con eso me refiero a la intensidad la velocidad y el énfasis con el que hablas. A intensidad me refiero a la intensidad con la que estoy hablando. Yo creo que es lo suficientemente fuerte como para darme a entender, pero si mi intensidad fuera muy baja no me entenderías, y esto en una primera impresión da ciertas evidencias acerca de cómo te sientes o sobre tu personalidad.

Si quisiera invitar a una chica a salir en una cita y lo hago con una intensidad muy baja quizás le mostraría que mi nivel de confianza no es lo suficientemente alto, y eso no es una cualidad muy atractiva especialmente para las mujeres. Entonces tener un nivel de intensidad lo suficientemente alto es una señal de confianza para la persona que se está comunicando y un aspecto a tomar en cuenta que no debes descuidar. Es así que tu nivel de intensidad importa.


Luego tenemos el nivel de la velocidad, si hablas demasiado rápido lo primero que entendemos es que quizás esta persona puede estar apurada, o más común, está nerviosa. Esto es especialmente cierto en una entrevista, es crítico en una entrevista si quieres transmitir seguridad y ser una persona que sabe lo que hace o sabe a lo que está postulando.

Entonces la velocidad tiene que ver bastante sobre todo si quieres dar una impresión de poder, cuando bajamos la velocidad imagínate a un rey hablando en su trono, tranquilo, sentado y comunicándose con las personas. Habla a una velocidad bastante estable, fuerte transmitiendo poder y seguridad al hacerlo.

También tenemos el énfasis. El énfasis es importante cuando queremos resaltar algo en la oración o en lo que queremos decir. Por ejemplo, ahora estamos hablando acerca del tono de voz y cuando digo “el tono de voz” y hago una ligera pausa estoy dando más énfasis, más poder a esa palabra y esa ligera pausa me ayuda a que la atención se centre en eso que intento resaltar. Así que usa la intensidad, la velocidad y el énfasis tu favor para que definitivamente tu comunicación mejore y las probabilidades de que obtengas un “sí” aumenten y no te olvides de las pausas que son muy importantes.



Tercero, hablemos brevemente acerca del lenguaje corporal básico, no vayamos a lo más complejo porque por lo general nunca nadie va tan lejos cuando hablamos del lenguaje corporal. Pero si son cosas básicas esto te ayudará bastante y es en esencia leer el lenguaje corporal cerrado de las personas.

Las personas que consideramos naturales, muy buenas en sus habilidades con personas, que a todo el mundo le cae bien, que todo el mundo le dice que sí; no es tanto eso el caso, sino que estas aprenden a detectar a las personas que tienen lenguaje corporal cerrado para descartarlas de sus abordajes, de sus acercamientos y solo aproximarse a las que tienen lenguaje corporal abierto. Así que ahí está la importancia estratégica de este concepto y de aplicarlo para influir a las personas que están abiertas a nuestra influencia.

Entonces ¿cuáles no están abiertas a nuestra influencia?, son aquellas que tienen los puños cerrados, aquellos con cualquier posición cerrada en el cuerpo. Aquella persona que está abierta a nuestra influencia quizás puede desarrollar una cercanía a nosotros, y la que no puede estar más lejos a nosotros. Las que están cerradas a nuestra influencia evitan el contacto visual con más frecuencia, quizás está con el ceño fruncido o quizás evitan sonreírnos y eso significa que la persona puede estar cerrada a nuestra influencia.

Pero hay que colocarlo en contexto, no aplica a todos los casos porque puede estar siendo influenciado por otras cosas que desconocemos en el momento, pero si juntas las señales en el lenguaje corporal y lo adecuado al contexto. Quizás estás insistente, muy intenso o estás haciendo algo que hace que la persona se cierre a ti puede ser una probabilidad de que está cerrada a tu influencia. O hacia dónde apunta el cuerpo, a qué dirección está apuntando, ¿está apuntando a ti o hacia la puerta? Quizás la persona quiere irse. A dónde apuntan los pies o el cuerpo, esas son dos señales de si la persona está abierta y que quizás quiera que te acerques, no está con los brazos cerrados y está manteniendo contacto visual.



Si mantienen contacto visual esto significa que quiere que te acerques, especialmente en las mujeres. Son ellas que ciertamente tienden a lanzar estas señales al sexo opuesto cuando se sienten atraídas hacia alguien. Se ponen en la periferia para que tú te acerques, pensando que tú estás dando el primero paso cuando en realidad no es así, ellas dieron el primer paso al acercarse. O haciendo contacto visual para que te acerques, muchos no suelen percatarse de esto, y con eso esperar a que te acerques a ellas. Eso también puede interpretarse como una señal muy clara.

Entonces, intenta detectar esas señales de lenguaje corporal cerrado y verás que solamente con eso empezarás a trabajar con las personas que estén más predispuestas a ser influenciadas.

Recuerda que eres increíble y que te veré en el próximo artículo. Chao.

 

Si tienes preguntas que te gustaría que considere contestar en futuros Videos de Newsletter, puedes enviarlas (3-4 párrafos/500 palabras máximo) a esta dirección de correo:


Preguntas@coachsocial.net


Si sientes que agregué valor a tu vida, puedes mostrar tu apreciación haciendo cualquiera de las siguientes dos cosas:


1. Refiere esta página web a tus amigos y familia para que ellos puedan empezar a aprender y mejorar su carisma y confianza, habilidades sociales, timidez o ansiedad o su capacidad para atraer personas.


2. Contratar sesiones de coaching por videollamada para ti mismo o para un amigo haciendo clic aquí. También puedes descargar mi e-Book gratuito haciendo clic aquí.


Eres increíble,


Matías Yabar-Dávila


Empresario, Coach De Vida y De Alto Rendimiento


 

Haz clic en la imagen del día aquí debajo y te llevará a mi página de Instagram. Cuando llegues ahí haz clic en el botón de "Seguir". Subo bastante información, frases y videos cortos cada semana.