top of page
Buscar

3 Trucos rápidos para ser más cautivador al hablar

Newsletter de Coaching




¿Alguna vez has sentido que no logras captar la atención de las personas cuando hablas? Si la respuesta es sí, no te preocupes, no estás solo. A muchos nos pasa lo mismo y puede ser frustrante, especialmente cuando queremos causar una buena impresión.

Soy Matías de Coach Social y estos son “tres trucos rápidos para ser más cautivador al hablar”.




1. No preguntes: “¿A qué te dedicas?”.

Esto también aplica a variantes como: “¿En qué trabajas?”. En general, es una de las preguntas más comunes que se hacen al conocer a alguien nuevo. Y aunque puede parecer una manera inocua de entablar una conversación, en realidad es una pregunta bastante personal que no siempre tiene una respuesta fácil o agradable. Por eso, en lugar de preguntar directamente a qué se dedica alguien, te propongo que pruebes con una pregunta más abierta: “¿Qué haces la mayor parte del tiempo?”

Dejar de hacer la típica pregunta sobre la profesión de alguien puede parecer un cambio menor, pero en realidad puede marcar una gran diferencia en cómo se desarrolla una conversación. Muchas veces, el trabajo no es algo que a alguien le guste hablar o puede ser un tema sensible si se encuentra sin trabajo o está en una situación laboral complicada. Por eso, preguntar sobre las actividades que esa persona hace en su tiempo libre o lo que le apasiona puede ser una forma más acertada de conocerla mejor.

Además, al hacer una pregunta más abierta, estás dándole a la otra persona la oportunidad de elegir cómo quiere presentarse a sí misma. Si simplemente se limitara a responder “soy contador/a” o “trabajo en una oficina”, quizás no esté reflejando todo lo que hace o lo que realmente le apasiona. En cambio, si le preguntas sobre lo que hace la mayor parte del tiempo, podrías descubrir que también es músico, pintor o un apasionado por el deporte. De esta manera, podrías descubrir aspectos más interesantes de esa persona y profundizar en la conversación de una manera más auténtica.

Además, preguntar “¿Qué haces la mayor parte del tiempo?” puede ser una forma de mostrar que te importa más que simplemente su carrera profesional. Si alguien ha tenido un mal día en el trabajo o está pasando por una situación difícil en su empresa, preguntarle acerca de su trabajo podría generar incomodidad o incluso ansiedad. Sin embargo, al preguntar por sus pasatiempos o actividades favoritas, estás abriendo la puerta para que esa persona hable de algo que realmente disfruta y se siente cómodo compartiendo.



2. Habla lento y pausado.

La voz es una herramienta poderosa en la comunicación humana. La forma en que hablamos puede influir en la percepción que los demás tienen de nosotros. Por ejemplo, proyectar una voz profunda y calmada puede ayudar a mostrarte más intrigante y confiado, incluso si no lo estás.

Cuando estamos nerviosos, nuestra voz tiende a volverse más aguda de lo habitual. Esto se debe a que nos olvidamos de respirar adecuadamente. Cuando no respiramos correctamente, nuestro cuerpo se tensa y esto afecta la forma en que hablamos. Por eso, una forma de mejorar nuestra voz es tomar pausas al momento de hablar para respirar. Esto nos ayudará a relajarnos y a proyectar una voz más profunda y calmada.

Además, si hablas ligeramente más lento te verás como una persona con control de la situación, lo que te permitirá articular mejor lo que dices.

Imagina a un rey o reina sentado en su trono dando órdenes: movimientos lentos, pausados y demostrando que está por encima de la situación.






3. Haz contacto visual prolongado

¿Has considerado la importancia del contacto visual en tus relaciones personales y profesionales? Si bien puede parecer algo pequeño, el contacto visual puede marcar una gran diferencia en la forma en que te perciben los demás.

Incluso una pequeña prolongación del contacto visual, por ejemplo, por solo tres segundos, puede transmitir un mensaje poderoso de interés y exclusividad hacia la otra persona. Este gesto sencillo puede generar emociones positivas y hacer que la otra persona se sienta valorada y respetada.

Además, el contacto visual intenso también puede acelerar los latidos del corazón y aumentar la adrenalina en la otra persona, provocando una reacción física similar a la que se experimenta cuando se está enamorado. Esto significa que el contacto visual puede ser una herramienta muy útil para generar una conexión más profunda con alguien.

Al aplicar esto en situaciones sociales y laborales, puedes hacer que la otra persona se sienta cautivada por ti. Al conversar con alguien del sexo opuesto, por ejemplo, puedes mantener un contacto visual intenso incluso después de que la otra persona haya terminado de hablar. Esto demuestra tu interés en lo que la otra persona tiene que decir y puede ser especialmente efectivo si estás tratando de impresionar a alguien o establecer una conexión emocional más profunda.

Pero, ¿cómo puedes mejorar tu contacto visual? Si no estás acostumbrado a mantener el contacto visual con la gente, puede ser difícil al principio. Sin embargo, hay algunos consejos útiles que pueden ayudarte a mejorar:

  • Practica en el espejo: Puedes practicar sosteniendo el contacto visual en el espejo. Intenta mantener el contacto visual por unos segundos y luego desvía la mirada. Repite este ejercicio hasta que te sientas más cómodo y natural.

  • Mira el color de los ojos de la otra persona: Observar el color de los ojos de la otra persona puede ayudarte a mantener el contacto visual y sentirte más conectado con ella.

Recuerda que el contacto visual no es el único factor que influye en tus relaciones personales y profesionales, pero puede ser una herramienta muy útil para mejorarlas. Empieza a practicar y verás cómo pequeñas acciones pueden generar grandes cambios en tu vida.



Conclusión


Ser más cautivador al hablar no es tan difícil como parece. Con estos tres trucos rápidos, puedes mejorar significativamente tu habilidad para atraer y mantener la atención de las personas en una conversación. Recuerda no preguntar solamente ¿A qué te dedicas?, hablar lento y pausado, y hacer contacto visual prolongado. Al poner en práctica estos consejos, podrás tener conversaciones más interesantes y significativas, y podrás causar una buena impresión en aquellos con quienes interactúes.






 

Espero que estos sencillos consejos te ayuden a mejorar tus interacciones y dejar atrás cualquier tipo de comportamiento tóxico que quizá estábas cometiendo.


Y si lo que buscas es elevar tu confianza para hablar con personas y elevar tu carisma, te invito a unirte a mi programa de coaching 1 a 1: "Socialmente Increible".

Vengo desarrollando este programa durante más de 10 años y a través de este método he ayudaro a más de 1300 personas a mejorar sus habilidades sociales.

Separa tu llamada gratuita de consulta de 10 minutos conmigo haciendo clic aquí para enterarte como te puedo ayudar a que construyas la vida social que siempre quisiste.

Y, como siempre, recuerda que eres una persona increíble y que te veré en el próximo Newsletter.



Eres increíble,


Matías Yabar-Dávila


Coach De Vida y De Alto Rendimiento

bottom of page