top of page

5 Formas Sencillas de Evitar una Discusión o Conflicto

Actualizado: 10 nov 2023

¿Te gustaría evitar más conflictos en el futuro? ¿Quisieras saber qué hacer cuando surgen situaciones difíciles entre tú y las personas en tu vida?


En mi curso Socialmente Increíble comparto muchas técnicas y estrategias para prevenir y resolver conflictos. Hoy he resumido 5 de mis consejos favoritos para reducir la cantidad de conflictos que experimentas.


1) La comunicación asertiva previene conflictos.


Cuando practicamos una comunicación clara y asertiva, evitaremos conflictos por varias razones:

  • Habrá menos malentendidos.

  • Menos personas intentarán aprovecharse de nosotros.

  • Más personas confiarán en lo que decimos.

  • Más personas se sentirán cómodas hablando con nosotros antes de que un conflicto escale.

  • Seremos más convincentes e influyentes.

Entonces, practica hablar de manera clara, a un ritmo tranquilo y sin rodeos. Crea el hábito de expresar tu opinión, pedir lo que necesitas y compartir tus pensamientos, necesidades y límites.


Cuando lo hagas, verás que la cantidad de conflictos que experimentas disminuirá significativamente.


2) Cómo hacer preguntas de manera no confrontativa.


Si sospechas que alguien está molesto contigo por alguna razón, siempre es buena idea preguntar al respecto.


Y si podemos hacerlo de manera no confrontativa, a menudo podemos resolver el problema antes de que se convierta en un conflicto completo.


Para hacer preguntas no confrontativas, sigue estas reglas:

  • No asumas que sabes lo que piensa, siente o quiere la otra persona.

  • Utiliza declaraciones de "yo" ("Siento que" "Pensé que") para evitar hacer afirmaciones sobre la otra persona o la situación con las que podrían estar en desacuerdo.

  • Realiza preguntas abiertas que permitan a la otra persona expresar sus propios pensamientos, emociones o experiencias.

Un ejemplo de cómo ser "no confrontativo"


Supongamos que sospechas que tu amigo Mario está molesto contigo porque no fuiste a su fiesta de cumpleaños, y quieres preguntarle al respecto.


Una mala forma de hacerlo sería preguntar: "Has estado un poco distante conmigo últimamente. ¿Estás enojado porque no fui a tu fiesta, verdad?"


Esta declaración afirma hechos sobre el comportamiento de Mario, etiqueta sus emociones, lo acusa de estar enojado y lo relaciona con un evento específico. Si Mario no se siente distante contigo, experimenta emociones distintas a la ira o tiene preocupaciones distintas a tu ausencia en la fiesta, es probable que se ponga a la defensiva y no participe en la conversación.


Una forma mucho mejor y no confrontativa de abordar esto sería algo como: "Siento que hemos estado un poco distantes últimamente. ¿Hay algo que te preocupe?"


Si Mario responde afirmativamente y te cuenta, ¡problema resuelto!


Si evita la pregunta, puedes seguir con otra declaración de "yo", pero más específica: "De acuerdo. Supongo que me siento un poco culpable por no haber ido a tu fiesta. ¿Cómo te sientes al respecto?"


Haz que se trate de tu experiencia, y no de lo que crees que él siente, y te irá bien.


3) Elige tus batallas para reducir conflictos.


En algunos casos, es mejor dejar pasar un desacuerdo o conflicto.


Si significa mucho menos para ti que para la otra persona, o no ves ninguna forma posible en la que pueda beneficiar tu relación sacar a relucir un problema, puede ser mejor dejarlo en paz.


Sin embargo, si el problema está teniendo un efecto negativo en tu vida o en la relación, no puedes ignorarlo por completo.


Si es así, es importante que tomes otras medidas para abordar el problema, como cambiar lo que haces con esa persona para asegurarte de que el problema no vuelva a surgir.


4) Mantén el contacto con tus amigos con frecuencia.


Hacer un seguimiento es igual a descubrir qué está sucediendo con alguien. Cómo se siente, qué piensa.


Para hacerlo bien, debemos asegurarnos de que la otra persona comprenda que queremos una respuesta genuina. De lo contrario, un seguimiento puede ser visto rápidamente como un intento de hacer una charla por compromiso.


La forma más sencilla de lograr esto es decirle a la otra persona que estamos buscando una respuesta genuina.


Podemos hacer un seguimiento con las personas de dos maneras: general y específica.


Seguimiento general:


Un seguimiento general es cuando hacemos una pregunta abierta para obtener más información sobre lo que está sucediendo en la vida de la otra persona. Algunos ejemplos podrían ser:

  • "Entonces, ¿Cómo va todo?"

  • "¿Hay algo nuevo en tu vida que no sepa?"

  • "¿Cómo has estado ultimamente?"

Seguimiento específico:


Un seguimiento específico es cuando queremos saber cómo se siente alguien acerca de una situación específica. Ejemplos podrían incluir:

  • "¿Cómo te sientes acerca de...?"

  • "Así que escuché que pasó X. ¿Qué piensas al respecto?"

  • "Estoy pensando si debería hacer XYZ, ¿cómo te sentirías al respecto?"

Cuando hacemos esto regularmente, podremos resolver problemas antes de que tengan la oportunidad de convertirse en conflictos. Y hay pocas cosas que nos ayuden a evitar conflictos tanto como resolverlos antes de que ocurran.


5) Cómo convertir problemas en situaciones de ganar-ganar.


Cuando las personas tienen problemas entre ellas, a menudo lo convierten en una batalla.


Termina siendo uno contra el otro. El objetivo suele ser hacer que una persona esté equivocada y la otra persona esté en lo correcto.


Pero, especialmente en las relaciones personales, esto tiende a empeorar las cosas. Disminuye la confianza. Reduce la disposición de las personas para hablar entre ellas cuando están molestas. Y hace que las personas tengan menos interés en pasar tiempo juntas.


Entonces, en lugar de eso, queremos tratar los problemas y desacuerdos como una oportunidad para colaborar. Hacerlo "nosotros contra el problema" en lugar de "Tú contra mi".


Para hacerlo, debemos enfocar nuestra atención en cómo podemos resolver el problema juntos. No en quién hizo qué, de quién es la culpa, quién es demasiado sensible, y así sucesivamente. Sino en cómo podemos resolver esto juntos y estar mejor en el futuro como resultado.


Dile a la otra persona que te gustaría encontrar una solución que funcione para ambos. Pasa la mayoría de tu tiempo descubriendo una solución o un compromiso. Y sigue hablando respetuosa y asertivamente entre ustedes.


Aprende más formas de prevenir conflictos.


Estas son, por supuesto, solo algunas de muchas técnicas y estrategias diferentes para prevenir conflictos. Si deseas aprender más, te recomiendo encarecidamente que consultes mi curso en línea: Socialmente Increíble.


Espero que te haya encantado el artículo de hoy. Como siempre, recuerda que eres una persona increíble y que te veré en el próximo Blog.

Comments


bottom of page